sábado, 7 de diciembre de 2019

Marriage Story (entre los diez mejores filmes del año según el American Film Institute)



En conversaciones largas y aunque de divorcio se trata, ver los primeros minutos de este filme de Noah Baumbach, cuando en transiciones rápidas de los planos  Nicole (Scarlett Johansson) y Charlie (Adam Driver) se refieren en una carta tan encantadora como sincera, sobre cuáles son las cualidades del uno y del otro, nos deja con la emoción que toda separación no renuncia a espacios para la confianza.


Sobre esa amistad, pareciese que el cineasta deja un lugar para el buen sentir y la ilusión. Recordemos que Baumbach, ya había planteado la separación de sus padres en la cinta “The Squid and the Whale” (2005). Así que sin ser un melodrama pesado, el filme que hoy nos ocupa, no pierde en su esencia el sentido del amor en la pareja. Si tenemos en cuenta que en la cinta ella es actriz y su pareja director de teatro, pues en esa convención verbal, un poco menos de “teatro” siempre les cae bien.

Y es que esta idoneidad, genera al menos en la pareja, ese diálogo que no molesta, pero que reclama a buen saber la fidelidad de los actos cotidianos: continuar una vida por aquello que “somos el resultado de la suma de todos los momentos de nuestra vida” (“Antes del atardecer”, 2004, aunque el cineasta Linklater narra los reencuentros inolvidables).

Si el amor está en el evento de ser uno y luego disponer si se quiere —o no— de compartir la vida con la persona que nos atrae. El filme es un tratado sobre el divorcio que nos recuerda que, el amor no se da en la unión o se quita en la separación. “En tus ojos, mi rostro; en los míos, el tuyo. En los rostros descansan los corazones fieles. ¿Dónde podríamos encontrar dos mejores hemisferios sin un norte definido, sin un occidente declinante? Si nuestros corazones son uno, o nuestro amor semejante, ninguno desfallecerá, ninguno morirá” (“Tristán e Isolda”, 2006 del cineasta Reynolds, a pesar que el filme relata el trágico amor de una princesa y un guerrero).

Gonzalo Restrepo Sánchez
Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co

The Good Liar



El buen metirosoAdaptado por Jeffrey Hatcher (“Sr. Holmes”) de la novela de Nicholas Searle, este thriller es dirigido por Bill Condon y cuenta con la nada despreciable actuación de dos monstros de cine inglés: Helen Mirren e Ian McKellen.


“The Good Liar” es una historia que desde el punto de vista del guion ofrece dos contiendas. Una primera parte cargada de entusiasmo dramático ante el acaecer de dos seres que intentarán conocerse y una segunda parta bien distinta —incluso en su ritmo— donde se devela lo que hay que descubrir: La mentira dentro de la mentira.

Dominante la metáfora acerca de la verdad nítida —el amor entre la pareja— en tanto que el relato esclarecedor de lo real frente a la simulación, la impostura y la falsa apariencia, verdad y mentira se ostentan como nociones antónimas—en la segunda mitad del filme—; como nociones enfrentadas y relacionadas entre sí se concluye: “nada puede ser verdad y mentira a un mismo tiempo”.

Y de eso trata esta este filme bien estructurado en sus dos primeros tercios y, un tercio final cargado de giros y giros dramáticos. Y es esa razón del giro, de la sorpresa por venir, la que si bien nos lleva a participar prontamente del secreto para intentar de asemejar timos y más estafas, se percibe la mano segura de un cineasta que como Condon lo logra, pero con cierta prevención respetuosa referente al género.

Gonzalo Restrepo Sánchez

Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co



viernes, 6 de diciembre de 2019

L'empereur de Paris



Basada en un aspecto de la vida de Eugène-François Vidocq, la película “El emperador de París” está perfectamente enmarcada en su género policíaco aunque ambientada en otra época parisina.  Su director, Jean Fraçois Richet (“Mesrine: L’instinct de mort”, 2008) nos relata la vida de un malhechor que desea ser otra persona (encarnado por Vincent Cassel y que luce a su personaje) y que a la postre termina perteneciendo a la policía francesa.

Sin lugar a dudas, Eugène-François Vidocq adquirió una fama bastante notable. Suele aseverarse que Edgar Allan Poe comenzó el género policíaco publicando en 1841 “Los crímenes de la calle Morgue”. Sin embargo, hay que indicar que ya en 1828 Vidocq había publicado con gran éxito sus memorias —que tenían mucho de policíaco—. Según el escritor Kay Cornelius es muy posible que Poe se inspirara en Vidocq para crear a Auguste Dupin, considerado el primer detective de la literatura francesa.

Respecto al personaje por lo que fue y representó —sin ser el primer detective de la historia— para Francia, bien se puede discernir que los problemas relativos a la individualidad del ser humano, su interioridad y su voluntad, es evidente que no se contrastan y evidencian a la luz de los manuales esenciales de cualquier filosofía. Nicolás Maquiavelo sostenía que el ser humano no es malo por naturaleza. En sus famosos “Discursos sobre la primera década de Tito Libio”, sostiene que el legislador debe tener en cuenta que los humanos son malos (“torcidos” para un vocablo muy actual) únicamente cuando les tienta una atrayente ocasión.

Película pues que con una puesta en escena funcional a lo que acontece y mostrando algunos fragmentos biográficos del personaje y un periodo crucial de la historia de París, con acción policíaca; el filme es excelente y proporciona al espectador más desprevenido un perfil del personaje de marras. Desde este matiz la película lleva a cabo —a mi juicio— una reflexión sobre la moralidad ante la idea por lo que puede hacer o dejar de hacer el ser humano. De pronto resigna en la mente del espectador la cuestión por lo que no está en la capacidad de los humanos promover o evitar.

Gonzalo  Restrepo Sánchez
Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co

jueves, 5 de diciembre de 2019

TRAILER DEL FILME: "NO HAY TIEMPO PARA MORIR"



“Sin tiempo para morir”, la nueva película de James Bond, lanza su primer tráiler. En este filme que se estrena el 9 de abril de 2020, el famoso Agente 007 ha dejado el servicio activo y disfruta de una vida tranquila en Jamaica.




miércoles, 4 de diciembre de 2019

J'ai perdu mon corps




"Perdí mi cuerpo" (2019) Es ese largo camino para encontrarse con uno mismo —donde no resulta nada fácil—. Visto el asunto así, es un filme de animación bastante atractivo, donde mediante la narrativa paralela —una acción en blanco y negro y la otra a color — y un pulso firme: si bien podríamos debatir lo verosímil dentro de la verosímil (una mano cortada corriendo por las calles nocturnas de París); obviamos que estamos ante un filme que resulta ser un híbrido de drama, cómic y hasta fantástico con mucha imaginación.


El cine de animación tiene un interesante referente en el francés Jérémy Clapin (“Buenas vibraciones”, “Hundred Waters: Innocent”, etc.) y que podemos situar entre los primeros en este tipo de animación. Así que que este primer largo que realiza el director de cine francés, entendemos que a través de un anónimo joven llamado Naoufel —que iremos conociendo a través de flash backs y hechos presentes—, nos sumergimos en las ideas más próximas sobre lo que queremos y lo que realmente nos pone la vida.

Mejor filme pues de animación estrenado este año y que como colofón final ante una bella puesta en escena, encuadres, música y diseño de sonido, nos recuerda a mi juicio y con base en el personaje principal de la historia, que los cambios de identidad como una constante a lo largo de la vida —que menciona Marcela Lagarde—, nos evoca a Heráclito y su teoría del devenir. En la vida no tenemos “la misma experiencia, ni vemos dos veces lo mismo, ya que las cosas cambian en un constante acontecer”. En la película lo entenderá.

Gonzalo Restrepo Sánchez
Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co

LAST CHRISTMAS




Si usted entra a la hora de haber empezado este filme que nos habla sobre la navidad y algunas adversidades de la protagonista Kate (Emilia Clarke) no se ha perdido nada. Esto es pues la idea de lo floja que es la cinta.


Sin embargo, en esos últimos dos tercios del filme, el asunto da un giro cuando nos percatamos de quien es realmente Tom (Henry Golding), y es que para cualquier espectador este asunto (que no voy develar) no es nada descabellado si nos atenemos a otras experiencias de la vida real.

Filme pues romántico y basándose en el hecho las canciones de George Michael, invita por estos días de diciembre a la paz, tranquilidad y la búsqueda de uno mismo. A veces, es bueno y el alma lo agradece.

Con un excelente reparto (Michelle Yeoh, Emma Thompson, etc.) y buenas canciones, podemos concluir que es una película de esa de los años ochenta por su tono y porque no es bueno estar solo.

Gonzalo Restrepo Sánchez
Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co

The Souvenir (mejor filme del año según Sight & Sound)




En el libro del Nobel Modiano, "El café de la juventud perdida" —su mejor obra a mi juicio— se lee: “Cuando de verdad queremos a una persona, hay que aceptar la parte de misterio que hay en ella”. Aquí podría estar la lectura de este filme considerado como el mejor del año por Sight &Sound.


Si bien el filme es la historia autobiográfica de una estudiante de cine en los años ochenta, resulta a la larga ser “un coming age”, y la cineasta Hogg influenciada por el cine europeo, logra asimismo, y, como lo escuchamos en el primer tercio del filme, una meditación sobre ciertos y complejos asuntos emocionales.  Para ello, y en su análisis textual, vemos que la protagonista del filme Julie (Honor Swinton Byrne, hija de Tilda Swinton) desea filmar una relación entre una madre y su hijo que viven en la pobreza.

Como si la vida nos hubiera arrinconado, el decidir ser directora de cine, es la mejor propuesta para buscar culpabilidades. Y esta es la metáfora para hablar sobre la creación en personajes que entran y salen tanto en la vida real como imaginada de Julie. En este contexto y un guion cargado de diálogos (todos están en su lugar), evoca a Rollo May y su texto “La necesidad del mito”. Se lee: “un problema de la psicología y del ansia espiritual para levantar la vista con valor y al acercarnos al mito (es) poder orientarnos hacia la verdad, con todo lo nebulosa que pueda resultar esa palabra”.

Película pues que se refiere a la quintaesencia de la costumbre humana, a su sentido y significado. Filme que nos habla no solo a nuestro cerebro, sino a nosotros, sin la miseria de tener un juicio intelectual. Ahora, el sublime lenguaje dispuesto a acercarse a estos argumentos, es el lenguaje alegórico, que brota de lo instintivo y a la vez puede hacerlo vibrar.

Gonzalo Restrepo Sánchez
Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co