viernes, 21 de septiembre de 2012

UNA EDITORIAL DE ELCINESINIRMASLEJOS.COM


Recientemente es noticia que el film (aún no estrenado en nuestra ciudad) “El cartel de los sapos”, de Carlos Montero ha sido seleccionada por la Academia colombiana de artes y ciencias cinematográficas para representar al país en la próxima entrega de los “Oscars”.


Realmente no estoy de acuerdo. Como se nota que los “nuevos” miembros de la Academia (entre ellos el cineasta Lisandro Duque), desconocen todos los intríngulis para ganarse un “Oscar”. Primero que todo, no es el tema para dicho apartado en la entrega de la estatuilla. Los criterios a los que aduce la Academia colombiana: "El cartel de los sapos” representa una tendencia fílmica que contempla la gran industria mundial: historia sólida, factura diáfana, dirección y actuaciones impecables, que trascienden lo ordinario; una cinta que seguramente será reconocida y admirada por audiencias de muchas latitudes”, es en lo que menos se fija los responsables de entregar la estatuilla, eso se da como una obviedad.

Les pregunto a los miembros de la Academia colombiana con el debido respeto: ¿Qué vieron en Hollywood, para que ganara el año pasado “Nader y Simin, una separación”, de Irán? O será que hay que diseñar estrategias de márketing en los Estados Unidos y en festivales de cine para un reconocimiento casi universal de la crítica, acaparando muchas de las listas de mejores películas de 2011.

¿Qué pasó con otros films colombianos? La realidad es que estamos ante una estrategia para que la cinta de Montero (que sé le irá bien, pues es excelente cineasta); tenga un éxito arrollador con dicha nominación de sus amigos de la Academia colombiana. De todas formas, amanecerá y veremos. Ganarse un “Oscar” va  mucho más allá de confabulaciones a ese otro cine colombiano y, siendo realista, miremos los films colombianos que estuvieron en festivales de cine este año.

Gonzalo Restrepo Sánchez