lunes, 31 de julio de 2017

“Dunkerque”, de Christopher Nolan


Al inicio del filme el espectador parece desorientarse en esta nueva película de Nolan (una obra maestra sin lugar a dudas). Sin embargo, muy pronto tomamos el asunto por nuestros sentimientos (los que genera una serie de juicios dramáticos, apoyados por la música). Y es que “Dunkerque” está ordenada con base en tres narraciones que acontecen en espacios y tiempo disímiles: tierra, mar y aire (no olvidemos que la trama parte de la II Guerra Mundial, en las playas de Dunkerque).



En estas tres ideas espacio-temporales, todo intenta converger (evitando el morbo) en aspectos inquietantes o dramáticos, ya que a la larga expresa la ideología del filme: La supervivencia. Porque lo interesante en esta estructura no lineal, es que el cineasta plantea un ritmo y tono preciso (que a veces nos ahoga en la voluntad). Y es que los acontecimientos y circunstancias personales de soldados y personajes alrededor de ellos, así se expresan.

De todas formas, Nolan es así. Su talento en el discurso audiovisual, es el de una fijación por alterar el ritmo cronológico supuesto de los hechos y las diferentes percepciones y puntos de vista de los personajes que habitan cada espacio. Película pues altamente recomendada.

Gonzalo Restrepo Sánchez
Visite: www.elcinesinirmaslejos.com.co